Hacer visible – La fotografía según Sergio Claudio

Por Luisa

En una nueva entrega de portfolio, hoy presentamos los trabajos de Sergio Claudio. Para quienes no conocen su carrera como fotógrafo o director de fotografía, les contamos un poco sobre su formación, su experiencia y sus proyectos actuales.

Sergio tiene 36 años y nació en Buenos Aires, ciudad donde vive actualmente. Si bien se formó realizando distintos cursos indagando en técnicas y escuelas de fotografía, su verdadera formación vino del lado del trabajo como asistente, fue ahí donde aprendió realmente a desarrollar la técnica. Recién después de esta experiencia estudió Dirección de Fotografía en la Universidad del Cine, obteniendo varios logros en esa área gracias a cortometrajes que participaron en Cannes, Huesca, Locarno y BAFICI.

Tras años de dedicarme a vivir de la fotografía (porque no sé ni usar un excel) volví a sacar fotos, que fue lo que me había movilizado inicialmente, nos cuenta. Actualmente, continúa su formación en el taller de seguimiento y análisis de obra con Nacho Iasparra, mientras trabaja como director de fotografía y fotógrafo freelance.

Aunque su primer contacto con la fotografía fue en su adolescencia, gracias a un taller que quedó marcado en su memoria, su llegada profesional no fue por una vía directa, sino a través del ingreso a la carrera de Arquitectura. Allí, haciendo registros fotográficos, usando la fotografía como un medio, descubrió el interés que le despertaba retratar los espacios en sí, “como contenedores de algo”.

Sus trabajos son casi exclusivamente en negativo de 35 mm color, por eso quizás al preguntar por sus referentes, aparecen los nombres de Stephen Shore, William Eggleston, Philip-Lorca diCorcia, Andreas Gursky, Wolfgang Tillmans y los locales Alberto Goldenstein e Ignacio Iasparra. Sin embargo, más allá de las influencias, Sergio pone el énfasis en el trabajo introspectivo que se activa al disparar la cámara: La fotografía me da esa posibilidad de ver las cosas de una manera personal y subjetiva, es mi vínculo con el mundo, una relación muy directa y unipersonal.
Me inspira la realidad… las cosas que puedo ver con la cámara, que no existirían sin el acto fotográfico de por medio. La posibilidad de hacer visible un pensamiento, una sensación, un sentimiento o algo en una foto. Ese es mi motor, mi motivación, lo que me cambia, lo que me hace seguir adelante.

Sobre su participación en el próximo libro de Jellyfish Editorial, Paisaje (Re)velado, agrega: El trabajo que estoy presentando en el libro es parte de una publicación que edité en 2015. A través de viajes que hice por trabajo en Argentina fui descubriendo cosas en distintas provincias del país.
En ese trabajo está muy presente una visión más formal que busca lograr una especie de síntesis de las cosas, atrubuyéndole un valor agregado a lo fotografiado, que es lo importante en la mayoría de mis fotos como un todo.
Le confiero valor a cosas que me parecen interesantes pero no necesariamente por su belleza, sino en muchos casos todo lo contrario, saco fotos de cosas que no entiendo o que me conmueven por algo…

En estos momentos, Sergio se encuentra trabajando en un nuevo proyecto muy diferente a los anteriores, se trata de fotografías que tienen como ‘protagonistas’ a los desconocidos, a los otros, y a la ciudad: Estoy fotografiando “escenas” que veo en la ciudad en situaciones de acciones colectivas desde una perspectiva más objetiva, distante y estricta, en un contexto más social, donde pongo el énfasis en la cuestión del no-instante como máxima.

Para más información:
www.sergioclaudio.com.ar

Compartir en: