Líneas y pensamiento

Por Pablo Bobadilla

La editorial Quadrata publica en conjunto con la Biblioteca Nacional la colección Pensamientos Locales en la que los más grandes filósofos occidentales son presentados por ensayistas latinoamericanos. A precios accesibles y con gran distribución, cada ejemplar cuenta con un retrato del pensador abordado. Los invitamos a conocer a Micaël, el artista que ilustra la serie.

Lo sagrado, la imagen, la gobernabilidad, el lenguaje, el ser, la verdad, el sentido, son algunos de los temas revisados por la obra de grandes pensadores y reflexionados otra vez por ensayistas del cono sur. El perfil de divulgación de la colección Pensamientos Locales incluye ponerle cara a las ideas, y mientras que algunas caras son menos conocidas que las ideas que aportaron, otras han sido iconizadas sin que se masificara la amplitud de su pensamiento, más allá de alguna frase célebre. Con un trazo simple Micaël Queiroz resolvió los rostros de hombres complejos. El dibujante nació en Paris, Francia, en 1982. Después de pasar más de 15 años en Buenos Aires, volvió a Paris, ciudad donde vive y trabaja. Inició su veta humorística de la mano de Pati por Página/12 y publicó su primer dibujo a los 15 años. Estudió en el Centro Polivalente de Arte de San Isidro, luego ilustración con Hermenegildo Sábat y pintura con Héctor Maranesi. Durante los años 2000 y 2001 publicó una tira diaria en el diario Metro, titulada «Cecilio, el mozo». Desde su regreso a Francia colabora con diferentes revistas literarias como Philosophie Magazine, L’ Imbécile y Le Magazine Littéraire. A principios de 2010 publicó su primer libro: Un Argentin à Paris por la editorial Buchet-Chastel y más tarde publicó junto con Laura Gutman el libro La Familia Ilustrada, editado en Argentina y en España. Aprovechando una visita del dibujante, charlamos un ratito con Micaël en Buenos Aires y continuamos con la entrevista vía e-mail desde París.

Tu estilo en esta serie me recuerda a los retratos que hizo Jean Cocteau, por ejemplo aquel de Pablo Picasso e Igor Stravinsky ¿Coincidís en esta similitud?

“La comparación con Cocteau es justa. En realidad siempre tuve mucha fascinación con el dibujo, incluso por sobre la pintura. Ya sea en Picasso, Klee, Schiele y tantos otros. Aún cuando se trata de dibujos preliminares que anteceden el cuadro, encuentro en el dibujo un lenguaje inmediato, sin filtros y en el cual los elementos que se requieren para la expresión son mínimos: hoja y lápiz. Como en la música o en la poesía, el arte de la sintesis es tal vez lo que presenta mayor complejidad: ¿Cómo llegar a ser contundente en la sustracción de notas musicales, o de palabras?

Te cuento una anécdota que tuve con Alechinsky, pintor belga que formó parte del grupo Cobra, lo encontré en una galería adonde había algunos dibujos míos expuestos y le pedí que se acercase a verlos, luego de meditar unos instantes me dijo: “Muy interesante el blanco que dejás alrededor”, tal vez quiso decirme que mis dibujos eran una cagada pero yo lo tomé como un bello halago, ya que me hizo tomar conciencia en qué manera el blanco de la hoja que envuelve el dibujo es parte de él mismo”.

Imaginar

De chico, dice Micaël, aparte de soñar con jugar en Boca siempre supo que iba a ser dibujante: “El humor es algo que se fue incorporando con los años, de mi fascinación por Quino, Fontanarrosa y toda la camada de grandes humoristas gráficos argentinos”, agrega. La colección transparenta la convicción editorial acerca de la atemporalidad de las ideas y lejos de intentar aportar respuestas definitivas, aporta preguntas. Pensamientos Locales es definida por sus directores, Ariel Pennisi y Adrián Cangi, como una introducción a los íconos de la filosofía contemporánea, y cuentan en el prólogo su apuesta por la imaginación: “Imaginamos una colección popular de filosofía en la tradición del ensayo (…). En una sociedad como la nuestra consituida por identidades efìmeras – amenazada por vínculos sociales fragilizados, modelos laborales deleznables y por una única velocidad de vencimiento de las mercancías- elegimos imaginar una intervención capaz de hacer de la inestabilidad de nuestro tiempo una apertura del sentido que resiste abierto y vigilante”.

Los últimos cuatro títulos publicados son Foucault por Roberto Echavarren, Bergson por Ángel Vasallo, Bataille por Silvio Matonni, y Deleuze por Adrián Cangi. Desde 2009 fueron precedidos por Benjamin, por Ricardo Forster, Simmel por Esteban Vernik, Derrida por Roberto Ferro, Spinoza por Diego Tatián, Freud por Diego Zerba, Kierkegaard por Oscar Cuervo, Nietzche por Gustavo Varela, Heidegger por Dina Picotti, Sartre por Sara Vasallo, Rortry por Tomás Abraham, Bourdieu por Pablo Tobillas, Wittgenstein por Samuel Canvanchik.

Universos

Representar de un modo uniforme con el mismo recurso a hombres distintos y diversos era uno de los desafíos de la consigna. Al respecto de la serie de retratos Micaël cuenta:

“La idea era alejarse de lo anecdótico para ir directo a lo esencial de cada rostro, en algunos casos, hago una primera versión del retratado, y luego una segunda, eliminando algunas líneas que según mi criterio no aportan, y así… en algunos casos está más logrado que en otros. Si bien cada rostro es un universo aparte, la idea es también que el estilo se imponga para que la serie tenga un sentido”.

Exceptuando el color, utilizaste la misma técnica con la que venís publicando en tus libros y en revistas ¿A qué artistas podrías citar como referencia?¿Cómo trabajaste las expresiones?

“Uso tinta china y plumín, y tinta china diluída en agua con pincel. Una referencia es Sempé y también Steinberg. Me inspiro en fotos pero no siempre se parecen al personaje. Algunos pensadores tienen imágenes cliché. Otros tienen rostros desconocidos para la mayoría. El primer retrato que propuse de Foucault era sonriendo, pero quedaba chocante. Lo difícil es transmitir el gesto. Bataille salió de una, Deleuze me costó mucho a pesar de que es para mí el más familiar de los pensadores”.

5 centímetros de filosofía

Aquí compartimos una reflexión de Michel Foucault, citada en el ensayo escrito por Roberto Echavarren que repasa los últimos 5 seminarios del pensador francés. Dice Foucault en El nacimiento de la biopolítica: “La sociedad civil no es una idea filosófica. Es un concepto de tecnología gubernamental, el correlato de una tecnología de gobierno cuya medida racional debe ajustarse jurídicamente a una economía entendida como proceso de producción e intercambio… Esta sociedad civil, por otra parte, no tardará en llamarse sociedad a secas; mientras que a fines del siglo XVIII se la denominaba nación. Es lo que va a permitir una práctica y un arte de gobernar, una reflexión sobre ese arte de gobernar y por lo tanto una tecnología de gobierno, una autolimitación que no transgreda ni las leyes de la economía ni los principios del derecho”.

Futuro

La colección continuará con la publicación de los siguientes títulos: Marx, por Horacio González, Lacan, por Hugo Levín, Badiou, por Leandro García Ponzo y Althusser, pensado por Emilio de Ípola y Alejandro Lezama. Micaël espera exhibir su obra durante 2011 en Buenos Aires.

Para más información:

www.micaelqueiroz.com
www.editorialquadrata.com.ar

Compartir en:
Bataille
Bataille
Foucault
Foucault
Deleuze
Deleuze
Sartre
Sartre