Like a pedo de buzo – Quinta parte

Por Juan Pablo Andrade

Les acercamos a nuestros comensales la quinta entrega de Like a pedo de buzo. En esta oportunidad, Juampi Andrade entrevistó a Juan Moralejo, el editor de la revista de literatura y arte Correspondencia.

En este nuevo capítulo de Like a pedo de buzo, el protagonista es Juan Moralejo, ex- publicitario, consultor de marcas y actual editor de la revista Correspondencia, una publicación independiente destinada al ocio, el arte y la literatura realizada en Colegiales pero con una fuerte presencia de contenido (y de distribución) internacional. Moralejo, que llevó adelante también las publicaciones de Sede, Molde (proyecto audiovisual) y Foco, tuvo una de sus primeras experiencias laborales hacia el 2001 en Los Ángeles, como pasante en un pequeño estudio fundado nada menos que por Mike Mills, Roman Coppola y Sofia Coppola.

¿Cómo fue tu comienzo?

Yo trabajaba en una agencia de publicidad – La Comunidad-. No hacía avisos pero igual mis jefes me tomaron porque pensaba que yo sabía de muchas cosas. Y con el tiempo empecé a ver que me iban a echar así que usé la impresora que había ahí y comencé hacer una publicación exclusiva para la agencia. Lo hacía con las cosas que ellos me pedían (me decían: “vos nos tenés que decir qué es lo que está bueno”). Y como no quería mandarles un mail se me ocurrió hacerles un fanzine que estaba bueno porque había una reseña de una película, un ilustrador, un fotógrafo, y bueno… funcionó; me pedían que hiciera uno cada 15 días. Con el tiempo ya había un buen material y un amigo mío que ganaba mucha plata me ofreció hacer una revista posta, y puso la plata para poder hacer Sede.

En tu último proyecto: Correspondencia, se puede notar un crecimiento en cuanto al trabajo de edición y de formato ¿a qué se debe eso?

Algo que veo en común en distintos proyectos independientes, es que les gusta ser indies todo el tiempo, y si ven una marca super grosa piensan: “es el demonio”; y para mí no es así. De hecho, ahora vamos a tener una reunión con un grupo de relacionistas públicos terribles. En estos casos, tenés que tener un poco de cintura para manejarte. Si ellos te dan algo en donde vos ganás, está bueno hacerlo. De alguna manera me gustaría que Correspondencia fuera una revista tipo Reader´s Digest, que lo pueda agarrar una señora mínimamente interesada en la literatura y la cultura y lo pueda disfrutar; me gusta que no se dirija a un gheto, ni que hable de un arte que poca gente entiende.

¿Cuán importante te parece la independencia como un modo de editar?

La independencia me gusta mucho en cuanto a la libertad. Conocí a mucha gente que vive de una idea que se le ocurrió de joven y que ahora tienen como 50 años y tienen éxito porque creyeron en eso. La sensación que tengo cuando los veo es como si estuvieran danzando. Tienen muy agudizado el sentido de la intuición, saben muy bien cuándo algo les viene bien y cuándo no. Como que el mundo es medio de ellos… y eso está buenísimo. Yo ya vi lo que es dedicarle tus horas y días a un publicista para que se llene de plata, y en ese tiempo vos no hiciste nada personal, ni siquiera viste la luz del día en toda la semana. Entonces, en ese sentido, es como un desafío. ¡Qué bueno que es el poder de las ideas!: agarraste algo, tuviste perseverancia, le pusiste esfuerzo y empezaste a bancarte económicamente por una idea que tuviste. Ese sentido de independencia me copa. El otro no, me da mucha mucha paja.

Hace poco me comentabas que como editor de la revista también te encargás de la distribución… ¿Te das cuenta de que en una revista comercial el editor no se encarga de esas cosas?

Para mí lo que está buenísimo de hacer varias cosas en la revista es que te da la visión global. No es la versión fordista en la que uno solo se ocupa de un área. Para mí, editar es también elegir las librerías en que quiero que esté mi publicación e ir yo en mi bicicleta para hablar con el dueño de la librería, porque decidir la estantería donde lo va a ubicar también es editar. Tiene muchos beneficios. Una parte que es más introspectiva, que es pensar la receta de imágenes y textos en donde nadie mas fuera del equipo puede opinar, y también está la otra parte más social, que es distribuir la revista, presentarla, hablar con la gente… y me gustan esas dos cosas. Si sos editor de una revista comercial te perdés de muchas cosas también. Yo siento que de todo aprendo algo.

Descargá la entrevista completa! 

Para más información:

www.revistacorrespondencia.com
www.juampiandrade.com.ar

Compartir en:
Durante la participación de Correspondencia en The Library of Independent Exchange, en Plymouth, Inglaterra. Foto extraída de @bolomagazine.com/lie
Durante la participación de Correspondencia en The Library of Independent Exchange, en Plymouth, Inglaterra. Foto extraída de @bolomagazine.com/lie